Lo lícito no me es grato; lo prohibido excita mi deseo. - Publio Ovidio Nasón