Es más fácil reprimir el primer capricho que satisfacer los otros que le siguen - Abraham Lincoln