Un paisaje se conquista con las suelas del zapato, no con las ruedas del automóvil - William Faulkner