Precisamente porque el destino es inmutable, la suerte depende de nosotros mismos - André Maurois