Los sobrevivientes de ayer, representamos hoy a una generación que ha terminado hablando sólo para sí misma - Rubén Blades