Quien en zarzas y amores se metiere, entrará cuando quiera, mas no saldrá cuando quisiere. - Plutarco