Es ingrato quien niega el beneficio recibido; ingrato quien lo disimula; más ingrato el que no lo restituye; pero de todos, el más ingrato es quien lo olvida. - Séneca