Reza, pero no dejes de remar hacia la orilla. - Proverbio ruso