Para un hombre que ha cumplido sus deberes naturales, la muerte es tan natural y bienvenida como el sueño. - George Santayana