La excelencia de un gobierno no se juzga por su orden. - Lao-Tsé