No se puede alcanzar una vida feliz sin la prudencia, la honestidad y la justicia; la prudencia, la honestidad y la justicia no pueden conseguirse sin el placer. Las virtudes, en efecto, nacen de una vida feliz, que a su vez es inseparable de las virtudes. - Epicuro de Samos