Las melodías que pueden escucharse son dulces, pero aquéllas que no pueden escucharse lo son más - John Keats