Nada ha cambiado. Sólo yo he cambiado, por lo tanto, todo ha cambiado. - Marcel Proust