Una de las mayores pruebas de mediocridad es no acertar a reconocer la superioridad de otros. - Jean Baptiste Say