No hay libro por malo que sea, que no tenga algo bueno. - Plauto