Cuando rezamos hablamos con Dios, pero cuando leemos es Dios quien habla con nosotros. - San Agustín