Los ojos se fían de ellos mismos, las orejas se fían de los demás. - Proverbio alemán