El cobarde se llama a sí mismo prudente - Publio Siro