El que no está dispuesto a sufrir todo, y a estar a la voluntad del Amado no merece el nombre de amante - Tomás de Kempis