La muerte no llega con la vejez, sino con el olvido - Gabriel García Márquez