En un cierto momento de la vida se desea un hijo. Quizás, para morir un poco menos cuando se muere. - Françoise Sagan