Cuanto más siniestros son los designios de un político, más estentórea se hace la nobleza de su lenguaje - Aldous Huxley