Resplandor de incendios allá al fondo. Visibles, cada vez más visibles, pues la noche estaba cayendo. Olía a pólvora, a humo. Sólo el viento había cedido y las oscuras nubes que se confundían con aquel humo parecían cabalgar en el espacio más lentamente. - León Tolstói