Si quieres a una mujer sin declarárselo, ella se siente adulada por tal timidez y, a sus ojos, tú eres un <>. Pero si tu timidez se prolonga demasiado, se enoja y acaba llamándote asno - Albert Lindner