Los hombres aman el ruido y el movimiento. Por eso la cárcel es un suplicio horrible. Por eso el placer de la soledad es una cosa tan rara. - Blaise Pascal