La poesía es el vino de los demonios - San Agustín