Despojado de su diario fugativo, el preso feliz se murió de tristeza. - Ramón Gómez De La Serna