Sólo el virtuoso es competente para amar u odiar a los hombres. - Confucio