El que justifica al impío y el que condena al justo, ambos son abominables delante de Dios - Salomón