Muchas palabras nunca indican sabiduría. - Tales de Mileto