Si pudieramos conocer el resultado de nuestras acciones antes de realizarlas, no existiría el arrepentimiento. - Cantervill