Los días pueden ser iguales para un reloj, pero no para un hombre. - Marcel Proust