Contemplar las flores es sedante. No despiertan emociones ni conflictos - Sigmund Freud