Apocarse es virtud, poder y humildad; dejarse apocar es vileza y delito - Francisco de Quevedo