Nunca vaciles en tender la mano; nunca titubees en aceptar la mano que otro te tiende. - Juan XXIII