Los males previstos resultan menores - Séneca