Todo hombre tiene horas de niño, y desgraciado el que no las tenga - Marcelino Menéndez y Pelayo