Es ciertamente una gran cosa que todos sepamos que vamos a morir, y que todos vivamos como si estuvieramos seguros de vivir eternamente. - Guicciardini