Pude pegarme un tiro o mirar al cielo y crecer. Elegí lo segundo - Manolo Preciado