No hay en el mundo peor bancarrota que la del hombre que ha perdido el entusiasmo - Eugenio d`Ors