De devociones absurdas y santos amargados, líbranos, Señor. - Santa Teresa De Jesús