Amigos míos, Dios me es necesario, porque es el único ser que puede amar eternamente - Fiódor Dostoievski