Muchas veces para ser buenos tenemos que dejar de ser honrados - Jacinto Benavente