La sonrisa es como una mariposa que, cuando se le persigue, siempre está fuera de nuestro alcance; pero que, si te sientas silenciosamente, puede posarte en ti. - Nathaniel Hawthorne