Es que a mí no hay que creerme nunca: a un surrealista no hay que creerle - Roberto Matta