La vida es cual una escuela de gladiadores: convivir y pelear - Séneca