El que vive enamorado delira, a menudo se lamenta, siempre suspira, y no habla sino de morir. - Pietro Metastasio