El no esperar remedio, ni desesperar de él, suele ser el remedio de los casos desesperados. - Diego de Saavedra Fajardo