No es posible descender dos veces el mismo río - Heráclito