Decir que los hombres son iguales es tan absurdo como proclamar que lo son las hojas de un árbol - Ramiro de Maeztu